| Causa Masacre de Margarita Belén día 24

La citación para prestar declaración testimonial del coronel Armando Manuel Hornos suscitó una breve discusión en la sala, la única en una mañana tranquila y sin mayores sobresaltos. Hornos fue el jefe del Destacamento de Inteligencia 124 del Ejército y uno de los ideólogos y planificadores de la Masacre, en tanto era una las máximas autoridades militares en el Área Militar 233 (Resistencia y su zona de influencia). Por si esto fuera poco, en la etapa residual de la causa Caballero se lo acusa de la desaparición del matrimonio Pedro Morel – Sara Fulvia Ayala en 1977.
La defensa objetó la citación del coronel argumentando una supuesta incapacidad mental del militar, según se establece en un incidente de prisión domiciliaria.Acto seguido desde la querella se pidió la realización de una pericia psiquiátrica al efecto, mientras que el fiscal Wiels Pinto recordó que Hornos podría ser citado como imputado por la comisión de crímenes de lesa humanidad en la causa residual del actual proceso. “Podemos acercar el requerimiento de la Fiscalía donde se lo imputa” ofreció. La jueza Yunnes zanjó la cuestión a medias: señaló que será el Tribunal el que decida oportunamente sobre la situación del jerarca del Terrorismo de Estado en la región durante la última dictadura cívico-militar.

UNA ADVERTENCIA PARA LOS AUSENTES

De una lista de ocho testigos sólo se presentaron tres. De los cuatro testigos ausentes, Alfredo Rogelio Bruno y Armando Pegoraro fueron los únicos que justificaron su ausencia. Bruno debe guardar reposo por 72 por razones de salud y Pegoraro se encuentra de viaje, por lo cual testificará el 16 de septiembre. Un tanto ofuscada por los faltazos, la jueza Yunnes ordenó que se realice una nueva notificación a Pedro Amarilla (Barranqueras), Carlos Diego Nuñez (Resistencia) y Omar Rafael Soliz (Corrientes), esta vez con el apercibimiento de ser “conducidos al Tribunal por la fuerza pública” en caso de reiterar su inasistencia.

Domingo José Esmay era suboficial mecánico del Ejército en los talleres del regimiento de La Liguria. El 13 de diciembre se encuentra con la novedad de un camión Mercedes Benz 11.14 con el costado de la carrocería perforado por una balacera y uno de los parabrisas destruidos. Del vehículo es todo lo que sabe, porque no lo revisó; lo suyo era la electromecánica del automotor, no chapa y pintura.

Relató que el camión tenía los balazos en el costado izquierdo, “mirando al camión de frente”. (Contradice lo que contó el suboficial mayor Jorge Alfonso durante su declaración en la causa. “El camión estaba averiado al costado izquierdo, mirando desde la posición del conductor.”)
Nunca vio oficiales manejando camiones; quienes lo hacían eran los soldados o los oficiales motoristas. Dijo que no recuerda haber visto una formación en el patio del regimiento con la exhibición de cadáveres. Tampoco vio detenidos políticos.

El oficial mayor retirado Isabelino Galeano fue el último en declarar. Era mecánico motorista del parque automotor “Batería A” del grupo de Artillería 7 y no recuerda haber visto un camión con impactos de bala porque su Compañía no fue la encargada de reparar el camión utilizado el 13 de diciembre. Contó que “nunca hubo oficiales manejando camiones”, y calculó en un metro y medio la distancia de la caja del rodado al piso.

Walter David Senguer es “Medio oficial auxiliar” del Tribunal Oral Federal de Resitencia, y le faltan pocas materias del Profesorado de Tecnología. Impecablemente trajeado, solícito y con una sonrisa siempre a mano es uno los trabajadores anónimos que suman su aporte a la realización de estos históricos juicios al terrorismo de Estado.
Walter se encarga de que no nunca falte agua fresca para ninguna de las partes intervinientes en el proceso, del correcto funcionamiento de micrófonos y parlantes, colabora en la instalación de los equipos de utilizados en las teleconferencias y para la proyección de powerpoints. Pero la tarea que más se le agradece es la preparación del café, de vital importancia para sobrellevar el ritmo agotador de los debates, que muchas veces comienzan por la mañana temprano y se extienden hasta la siesta. Gracias totales.

Comisión Provincial por la Memoria | Desarrollo: Juan Facundo Uferer Ferreyra