| Causa Masacre de Margarita Belén. Día 19 de audiencia.

RAMÓN EDUARDO LUQUE – LA FUGA IMPOSIBLE

Fue detenido en junio de 1976 mientras hacía el servicio militar. Después de pasar tres meses en la Brigada de Investigaciones es trasladado a la Alcaidía, donde sufrió “condiciones durísimas de detención”: “Más que recuperar detenidos era una situación de aniquilamiento”. Nunca antes había declarado. En la sala seguían sus palabras su familia y los hermanos Camilo, Lucas y Alejandro Segovia, hijos del inolvidable Zitto.
“El 12 fue un día inusual; después de la cena comienza una golpiza infernal. Se escuchan gritos, órdenes y contraórdenes. Después se escuchan ruidos de motores Diesel, característicos del Ejército”.
Vio a Franzen, Tierno (estaba en su celda), Piérola, Díaz, Zamudio, Parodi Ocampo y Yedro, todos muertos en la Masacre.
Refirió que, por lo que pudo escuchar, los militares se concentraron en el comedor, donde sucedió el apaleamiento. Negó la posibilidad de una fuga “por la cantidad y la duración de los golpes”.
Cuando terminaba su declaración contó el caso de un empleado de Vialidad de apellido Domínguez, que le dijo haber presenciado la Masacre mientras se encontraba cazando cerca de un riacho que atraviesa la zona.
Dos veces rescató la figura de Zitto Segovia: “Él lo guardó a Luis Franzen en algún lugar de Villa Libertad y mostró solidaridad en un momento en el que nadie lo hacía”, relató.

AUSENTES CONVOCADOS PARA EL DÍA 19 DE AUDIENCIA
Roberto Cejas, el único convocado por la querella, no pudo asistir por razones laborales.
Anselmo Benítez no pudo comparecer por encontrarse trabajando en el sur, según indicó su hijo.
Carlos Guardioni y Francisco Ramírez están fallecidos.
Eva Ojeda: se desconoce su paradero.

TESTIGOS BUSCADOS
Ezequiel Martínez (piloto del helicóptero en el que Serrano, Larrateguy y otros jerarcas de la dictadura hicieron un reconocimiento de la zona del “enfrentamiento”) figura con domicilio inexistente, al igual que Diego Guerrero. De Ramón Paiva se tiene una dirección, en la que no se lo pudo hallar hasta el momento. Los tres fueron convocados por la defensa.

NUEVOS TESTIGOS

Por motivos de salud fue imposible tomarle declaración al padre Brisaboa, residente en Rosario, donde le practicaron una intervención quirúrgica en la córnea. Su testimonio se pasó al mes de septiembre. El detenido Rodolfo Bustamente, a quien apodaban “Kung Fu” por sus conocimientos de Karate, será citado a declarar a pedido de la querella en virtud de la declaración de Gladys Hanke la semana pasada, en la que afirmó que Bustamante le relató haber estado detenido en la Brigada con Eduardo “Lalo” Fernández, militante de Goya desaparecido en el Chaco y posiblemente asesinado en la Masacre de Margarita Belén.

Comisión Provincial por la Memoria | Desarrollo: Juan Facundo Uferer Ferreyra