| Causa Masacre de Margarita Belén

Durante la mañana del martes 12 de julio el Tribunal procederá a la lectura íntegra del fallo con la condena a cadena perpetua para ocho militares y la absolución para el policía Chas.

Desde las 10 de la mañana del martes 12 de julio en el Tribunal Oral Federal de Resistencia los jueces Gladys Mirtha Yunnes, Eduardo Ariel Belforte y Ramón Luis González darán a conocer los fundamentos del fallo dictado el 16 de mayo pasado con la condena a cadena perpetua para ocho militares y la absolución para el policía Chas. Los represores fueron juzgados por su participación en el fusilamiento clandestino de un grupo de detenidos políticos perpetrado el 13 de diciembre de 1976 a 30 kilómetros de Resistencia durante un simulacro de traslado al penal de Formosa. (más…)

Reinicia audiencia el martes 22 de junio a las 8.30 en la sede del Tribunal Oral Federal – Hipólito Irigoyen N° 33 – frente a la Plaza 25 de Mayo.

Declaración testimonial de Carlos Aranda, Teresa Franzen y Federio Obieta.

Carlos Aranda fue detenido en la madrugada del 3 de noviembre de 1976 en su casa en Corrientes por una patota de 16 policías y militares de Chaco. Durante su cautiverio pudo ver a Carlos Enrique Tereszecuk, Raúl María Cairé y Reynald Zapata Soñez, asesinados en la matanza del 13 de diciembre de 1976.

Teresa Franzen es la hermana de Luis Arturo Franzen, asesinado en la Masacre. En enero de 1976 viajó con su padre desde Misiones a Resistencia para ver a su hermano, preso a disposición del Poder Ejecutivo Nacional desde mayo de ese año. Una vez en el Regimiento de la Liguria, autoridades militares les comunicaron que Arturo Franzen “había muerto” y que debían retirar el cuerpo.

CAUSA CABALLERO

Reinicia audiencia el lunes 28 de junio a las 8.30  en la sede del Tribunal Oral Federal – Hipólito Irigoyen N° 33 – frente a la Plaza 25 de Mayo.
—-

En la calle: intervenciones artísticas, música y serigrafía para apoyar los juicios y exigir cárcel común y perpetua para los asesinos y torturadores del terrorismo de Estado durante toda la mañana.

Para presenciar las históricas audiencias concurrir a las 8.30 con Documento Nacional de Identidad o cédula de la Policía Federal.

En la causa por la Masacre de Margarita Belén (1) se investiga uno de los crímenes emblemáticos del terrorismo de Estado ejercido en nuestra provincia por la última dictadura: el fusilamiento clandestino de 22 presos políticos, perpetrado el 13 de diciembre de 1976 en un operativo conjunto del Ejército y la policía del Chaco a unos 30 kilómetros de Resistencia, camino a Formosa. Por testimonios de sobrevivientes se sabe que todos fueron torturados y varios estaban moribundos al momento de ser asesinados.

La etapa oral de la causa inicia el 3 de junio. Los genocidas imputados son los militares Jorge Daniel Carnero Sabol, Horacio Losito (condenado a 25 años por crímenes de lesa humanidad juzgados en la causa Regimiento de Infantería 9, detenido en la U7), Athos Gustavo Renes, Ricardo Reyes, Aldo Martínez Segón, Germán Emilio Riquelme, Ernesto Simoni, Luis Pateta y el policía Alfredo Luis Chas. Todos están detenidos en Campo de Mayo.
Las demoras y los recursos dilatorios de la defensa de los represores imposibilitaron el avance de la causa durante años, al punto de mediar casi una década entre la presentación por la reapertura de la causa y la declaración de inconstitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida realizada por familiares, exdetenidos, H.I.J.O.S. Chaco y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) el 28 de mayo de 2001, y la elevación a juicio oral el 24 de febrero de 2009. Aún se encuentra en trámite el pedido de extradición del genocida Norberto Toso, quien fue detenido en Río de Janeiro, adonde se fugó después del Hábeas corpus concedido por los camaristas de Resistencia en 2003.

Causa Caballero

La Causa Caballero (2) fue iniciada en 1984 y elevada a juicio por el Juzgado Federal de Resistencia recién el 25 de septiembre de 2009. Sus 82 fajos de expediente retratan el funcionamiento del dispositivo de secuestro, tortura y exterminio clandestino del Terrorismo de Estado en la Brigada de Investigaciones de la Policía del Chaco a partir de la investigación de 27 de los centenares de casos de apremios ilegales y vejaciones a detenidos políticos, perpetrados entre 1975 y 1979.
El Dr. Víctor Alonso, la doctora Lucrecia Rojas Acosta de Badaró y Manuel Antonio Jesús Moreira integran el Tribunal Oral de la Justicia Federal que llevará adelante el juicio, que se realizará en el Salón de actos de la Facultad de Ingeniería de la U.N.N.E. gracias a las gestiones del juez Alonso y a la valiosa colaboración del Ingeniero Jorge Pilar, decano de la citada Facultad, situación que manifiesta la inexistente colaboración por parte del Superior Tribunal de Justicia en la organización de estas históricas audiencias. No nos sorprende. Esta indiferencia confirma la cercanía y complicidad de los integrantes de la STJ del Chaco con la dictadura genocida, y es un caso más de corporativismo judicial en defensa de la impunidad en nuestra provincia.
Los policías Gabino Manader, José María Rodríguez Valiente, Humberto Lucio Caballero, José Marín, Ramón Esteban Meza, Luis Alberto Patetta, Ramón Andrés Gandola, Enzo Breard, Francisco Orlando Alvarez, Rubén Héctor Roldán, Oscar Alberto Galarza y el oficial teniente José Tadeo Luis Bettolli (el único militar) son los acusados, procesados por comisión de tormentos agravados. El recientemente fallecido exfiscal federal Carlos Flores Leyes también integraba la nómina de imputados, en razón de su participación en las torturas y por su omisión a investigar las denuncias sobre crímenes de la represión cuando era secretario del Juzgado Federal y una pieza clave en el funcionamiento del terrorismo de Estado en el Chaco. Los genocidas Facundo Serrano, José David Ruiz Palacios, Carlos Alcides Thomas, Wenceslao Ceniquel, José María Cardozo, Alberto Valussi, Oscar Ayala, y Carlos Silva Longui son también fallecieron antes de ser juzgados en todos estos años de impunidad y justicia en cámara lenta.
La Causa Caballero atravesó un sinnúmero de obstáculos en su lenta marcha para terminar con la impunidad: inhibiciones de jueces en manifiesta complicidad con los acusados, resoluciones nulas, demoras injustificadas y todo tipo de ardides para “embarrar la cancha”. Recién en 2006, el conjuez José Antonio Piñero, después de una cadena de recusaciones que dejó a la causa “vacante de jueces”, se hizo cargo de la etapa instrucción, acelerando los tiempos y avanzando el proceso más que ningún otro magistrado antes. Está previsto que la causa tenga secuelas; aún se investigan un mínimo de 12 desapariciones de militantes secuestrados en la Brigada y hay una lista de 60 genocidas denunciados no imputados en el actual proceso.
La Brigada fue el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio más importante del Nordeste, por el que pasaron detenidos políticos de toda la región. Las instalaciones contaban con celdas de máxima seguridad y dos sótanos de tortura. En febrero de 2008 el Equipo Argentino de Antropología Forense realizó excavaciones que confirmaron la existencia de los sótanos y descubrieron picanas y restos de un arma de fuego sepultados entre los escombros debajo del falso piso construido para ocultar las pruebas de los crímenes de lesa humanidad cometidos allí.

(1) “Causa Larrateguy, Jorge Alcides y otros s/homicidio agravado y desaparición forzada de personas” expte. Nº 306 recaratulada N° 1074/09 “Renés, Athos Gustavo y otros s/ homicidio agravado después de la muerte en la impunidad del teniente coronel Jorge Alcides Larrateguy.

(2)La historia judicial de la tortura comenzó a escribirse cuando los detenidos manifestaban a los funcionarios judiciales las atrocidades sufridas, en algún caso se llegó a no formalizar actuaciones argumentando que no se tenía para fotocopias o no se tomaban denuncias o no se les daba trámite. En el período democrático la causa se la caratuló “Caballero Lucio Humberto y otros s/ tormento agravado”. Expte. Nº 243 / 1984

Comisión Provincial por la Memoria | Desarrollo: Juan Facundo Uferer Ferreyra