ago/10

3

QUE CONSTE

En las dos causas referentes a crímenes de lesa humanidad son habituales ciertos roces entre la defensa y la querella y fiscalía, entendibles en tanto cada una persigue objetivos diametralmente opuestos. Pero en esta decimoquinta jornada de audiencias por la causa MMB por una vez fiscalía y defensa fueron un solo corazón.
El testigo Almada finalizaba su declaración; ya había contado la paliza que le habían dado los guardiacárceles de la Alcaidía a los militantes asesinados en la madrugada del 13 de diciembre, y comentaba cómo se había enterado del destino final de sus compañeros. “ Hugo Barúa me comentó que los habían matado en Margarita Belén, nunca más los volvimos a ver…”.
Entonces un inexplicable Carlos Pujol pronunció la remanida muletilla leguleya en estos juicios sin taquígrafos: “Que conste!”.
-Qué cosa, doctor? -preguntó la jueza.
-Lo que dijo, que nunca más los volvieron a ver… pidió el abogado defensor, y un murmullo de risas recorrió la sala. (Miguel Ángel Molfino no se aguantó y gritó: “Claro! Si estaban todos boleta!”, ante la mirada mitad sorprendida mitad irritada de la señora de Losito.)
Rápido de reflejos, el fiscal Amad retrucó : “La fiscalía adhiere al pedido del doctor”.

<<

>>

Comisión Provincial por la Memoria | Desarrollo: Juan Facundo Uferer Ferreyra